Nacho Armillas, sisè al Mundial de Jet Ski

El joven piloto catalán sufrió una avería en su moto en la prueba de China

06-10-2011

El piloto español de Jet Ski Nacho Armillas ha terminado sexto del Campeonato del Mundo de

motos de agua tras disputar la quinta y última carrera puntuable, disputada en la localidad

china de Liuzhou el pasado fin de semana.

El joven piloto catalán no podía disimular su decepción. “La verdad es que no he logrado mi

objetivo, que era subir al podio. Llegué a China con posibilidades de hacer tercero en la general

y con mucha motivación, y la verdad es que, en principio, el fin de semana iba todo bien, ya

que terminé cuarto la primera manga, a nada del tercero, y sabía que tenía ritmo para poder

ganar la segunda manga. Pero justo después de realizar la salida, en la que me puse en

cabeza, a poco menos de dar dos vueltas noté como la moto bajó el rendimiento hasta

pararse”, comenta Nacho.

El doble campeón de España no se explica la avería de su moto. “Se soltó la goma del escape,

con lo que toda el agua se quedaba dentro del motor, hasta que el filtro empezó a coger agua y

se paró el jet. Una vez flotando en el agua, me di cuenta que la línea de flotación había

desaparecido y el agua me llegaba más arriba de lo normal. La moto se hundía... Entonces me

remolcaron, y al llegar a la orilla quedaba poco más que el morro de la moto fuera del agua. De

esta manera terminó el sueño de conseguir esa tercera plaza”, añade.

Armillas, pese a sus 18 años, es consciente del esfuerzo de toda la gente que le rodea. “Estoy

satisfecho por todo el trabajo que todo el equipo ha hecho para llegar hasta aquí. Hay

muchísimas personas que están trabajando detrás para que esto salga adelante, buscando

sponsors, mecánico, toda mi familia… La verdad es que estoy muy triste por volver con las

manos vacías a casa, porque no se lo merecen y por eso quiero darles las gracias a todos. Han

sido muchas horas de taller, muchas horas de entreno y muchísimo dinero gastado, para que al

final una simple tontería lo haya echado todo a perder”, concluye.